• SÍGUENOS
ENGLISH

CENTRO DE INVESTIGACION DEL CANCER

EVENTOS

  • EVENTOS
  • La ciencia que subyace bajo la selección de linfocitos para la producción del CAR-T
La ciencia  que subyace bajo la selección de linfocitos para la producción  del CAR-T

La ciencia que subyace bajo la selección de linfocitos para la producción del CAR-T

Ponente: Segundo González Rodríguez

Universidad de Oviedo / Instituto Universitario de Oncología del Principado de Asturias (IUOPA) [Oviedo]

Fecha: 11/07/2019

Hora: 12:30

Salón de actos del Centro de Investigación del Cáncer

La redirección de los linfocitos T contra un antígeno tumoral específico mediante la utilización de receptores antigénicos quiméricos, lo que conocemos actualmente como terapia CAR-T, está emergiendo como una potente terapia, especialmente en los cánceres hematológicos. A pesar de su eficacia, el mecanismo de acción clínico de los CAR-T no ha sido dilucidado en profundidad. Se hipotetiza que la actividad citotóxica de los linfocitos T CD8 empleados para el CAR-T desempeña un papel central en la respuesta clínica. Sin embargo, existen evidencias que indican que los linfocitos T CD4 colaboran con los linfocitos T CD8 y también tienen un papel relevante en su eficacia y toxicidad. Igualmente, el grado de diferenciación de los linfocitos T empleados en el CAR-T tiene importantes consecuencias clínicas. Las células T stem-cell de memoria (Tscm) son un tipo de células T poco diferenciadas de larga vida, que tienen capacidad de auto-renovarse y de diferenciarse a células T efectoras en respuesta al antígeno. Las Tscm inducen respuestas antitumorales más potentes y duraderas que las células T más diferenciadas, lo que las hace más adecuados como fuente para los CAR-T y otros tipos de inmunoterapias adoptivas. Los ensayos clínicos actuales utilizan linfocitos T de pacientes con cánceres avanzados normalmente resistentes a múltiples tratamientos quimioterápicos. Estos pacientes presentan grandes alteraciones cuantitativas y cualitativas en sus linfocitos T, teniendo bajas proporciones de linfocitos T CD4 y una mayor proporción de células T más diferenciadas que los individuos sanos. La selección y utilización de poblaciones de linfocitos T específicas, como linfocitos T CD4 o células T stem-cell de memoria, como fuentes para la terapia CAR-T puede mejorar la reproductibilidad y la eficacia de esta terapia reduciendo su toxicidad.